viernes, 7 de enero de 2011

LA NEÑA DE LES CUATRO UVES DOBLES



Munches gracies a Xavier Frías Conde por regalame esti cuentín, dempués d'enterase qu'un amigu llámame La Neña de les Cuatro Emes.


LA NEÑA DE LES CUATRO UVES DOBLES

Ello yera una vegada una neña con coletes que se llamaba Willermina Wendy Wanadoo Willow.
Na escuela toos comentaben lo estraño que yera aquel nome.
Taba enllenu d’uves dobles.
Los collacios, por facelu más curtiu, llamábenla Wuwuwuwu. A la probitina de Willermina Wendy Wanadoo Willow nun-y prestaba un res. Sentíase como una páxina web perllarga.
Namás faltaba que daquién-y ficiere clic pa llanzase a navegar per Interné.
Por eso, preguntaba a los padres:
– ¿Qué pueo faer?
Ellos nun entendíen bien a qué se refería la neñina coles coletes estiraes.
– ¿Qué quies faer: un pastel de zreces, un castiellu macarrones, pinta-y bigotes al cuadru de la bisgüela? –entrugaben ellos.
La neña nun sabía cómo esplicar que nun-y prestaba gota'l so nome. Probitina.
Hasta qu'un bon día, xusto cuando faía diez años, los padres decidieron faer un viaxe dende Australia, onde vivíen, hasta Asturies, a visitar a los güelos.


Los güelos nunca vieran a la nietina, porque yá naciera n'Australia, colos padres emigraos.
Y cuando llegaron, los güelos como ye normal, comieron a chuchos a la neña. Yera tan guapina...
Entós la güela entrugó-y:
– ¿Y cómo te llames?
Ella diba dicir automáticamente aquello de Willermina Wendy Wanadoo Willow, pero nun pudo. Salió-y automáticamente:
– Mari Mar Martín Martín.
La güela sonrió.
– ¡Qué guapo! –dixo ella.
Los padres nun entendíen nada. ¿Cómo yera posible?
Miraron los documentos de la neña. Hasta nel pasaporte ponía Mari Mar Martín Martín.
Contaron a los güelos qu'inda n'Australia la neña tenía cuatro uves dobles nel nome, que nun entendíen cómo yera posible aquel cambéu.
Pero 'l güelu, que miraba pa ellos ensin dicir nada, esplicó:
– Ye normal, la W cuando vien pa esta parte del planeta tórnase nuna M, porque la verdá ye que la W ye una M pámpana arriba. Ye polo que la W cuando llegó equí, camudóse nuna M. Dempués, el nome quedó-y como tien que quedar.
Dende aquella esplicación, la neña pasó a ser pa siempre Mari Mar Martín Martín, como dicía 'l güelu, "Martín al cuadráu", anque la güela prefería "Martín bis".
Pero esa discusión, yá la contaremos otru día.



© Xavier Frías Conde, 6 xineru 2011

1 comentario:

  1. Gracies a ti por publicar el cuentu :-)
    Xavier
    www.oreinodoscontos.com

    ResponderEliminar